ultimos

Monegros lanza su pequeña oleada de primeros artistas. ¿Reinventarse o Morir?

Tras 6 años de letargo, el festival más demandado de nuestro país retoma sus raíces en el Desierto de los Monegros. Con un breve pistoletazo de salida, Monegros anunciaba el 12 de septiembre su regreso al desierto, dejando boquiabiertos a todos los melómanos que en su día bailaron entre polvo y arena los estilos más enrevesados de la música electrónica: techno, house, tech-house, schranz, hip-hop, minimal... un sin fin de subgéneros complacidos por los artistas más icónicos del momento.

Tras la incertidumbre de estos últimos meses, ayer lanzaban su breve oleada de primeras confirmaciones. ¿Esencia monegros o reinventarse o morir? Pues bien, ni esencia ni reinventarse. Monegros traerá a una de sus viejas leyendas e icónica celebridad de este festival: Richie Hawtin. El rey del techno minimal, quien fue creciendo entre el polvo emanado de las tierras monegrinas, vuelve para hacernos bailar una vez más.

No faltos de "sorpresas", contarán con otros dos artistas que se suman al listado de productores más codiciados de la escena del mainstream: Paul Kalkbrenner con su track Sand & Sky, que, más que elevar al público entre cielo y arena, los hará dormitar entre piedra y piedra de lo repetitivo que se está volviendo escuchar a los mismos artistas en todos los festivales de esta nación. No descalificamos el trabajo y el mérito de este artista, pero si la incapacidad de los festivales españoles por subirse al carro de la cultura y la variedad musical.

Pasamos a otro de los platos principales del mercado electrónico español: Amelie Lens. La joven belga ha sabido embaucar los corazones de medio planeta con su sonido centrado en el techno oscuro. Amelie irá por primera vez al desierto para – una vez más – deleitarnos con su tediosa música. Eventos como Exhale generan una buena actividad en la que se da cabida a artistas como Setaoc Mass, Dax J o Nur Jaber. Una pena que los Arnau no hayan decidido arrastrar –por el momento – a este tipo de artistas no tan inducidos en la industria mueve masas.

Por último, y como era de esperar, Monegros no podía dejar de lado su esencia hip-hopera. Si años atrás tuvimos el honor de escuchar a artistas como Cypress Hill o Wu Tang Clan, este 2020 nos tendremos que conformar con talento nacional: Natos y Waor. Los dos artistas madrileños que se han subido al podio del hip-hop actual y que no dejan de aparecer en numerosos conciertos y festivales.

Con todo esto nos preguntamos: ¿es este el regalo de Navidad que Monegros tenía para nosotros o tendremos que esperar a Reyes para conocer nuevas incorporaciones más ilustradoras? Quitando la falta de reinvención, podemos estar orgullosos de volver a pisar el desierto y, por supuesto, de que todavía tengamos un compendio de más de 50 artistas a la espera de ser revelados para una noche en la que solo dispondremos de 24 horas para organizar nuestro propio timeline.

¿El mainstream se apodera de Monegros? Verémos que nos depararán estos largos meses. Monegros, allá vamos.

Author image
Event manager & producer, creativa, writer y amante de la música. Ubicada entre Londres y Madrid, siempre promoviendo cultura por y para la escena electrónica.
Madrid