ultimos

Sensation Rise Madrid: Una fiesta por explotar

Después de meses de espera y de una gran fiesta de presentación, llegó el día. Pasadas las 11 de la noche, tras haber paseado  nuestro atuendo  blanco por las calles de Madrid, nos dirigimos a la entrada de acceso de Sensation Rise. Gran control y cacheo para la entrada con una espera mínima de cinco minutos, un gran punto a favor, con el frío que había fuera no estábamos para episodios caóticos.

Llegados al pabellón pudimos comprobar que la gente había respetado el dress code y todo iba a salir según se había organizado, en cuanto a la vestimenta del público.‌‌Si bien me temía lo peor y me llevé una mochila blanca para el abrigo, no así miles de personas, que tuvieron que esperar en algunos casos más de una hora para dejar el abrigo y demás prendas. Una vez dejabas el ropero atrás, como mandan los cánones de la fiesta, vas a por tu correspondiente refrigerio, otra media hora.

Aún con todo esto, creo que la organización del evento fue de notable ya que esperar en barra pasa en el 99% de los eventos masivos a los que acudimos los asiduos a estos menesteres. Si bien no podía omitir la parte del ropero que sufrieron las personas que me acompañaban, también debo destacar lo bien situados y limpios que estaban los baños.

Vamos a la masa madre, la música.

Si realmente salimos decepcionados y con una sensation agridulce fue por los que debían ser los protagonistas, los Djs. Una fiesta de más a menos que nos dejó con sensaciones muy contradictorias.

Un impresionante escenario cubría todo el frontal de la sala, nos hacía creer que estábamos en una discoteca enorme con un sonido contundente y limpio que estaba a la altura. Por cercanía, parecíamos estar en una gran fiesta de FABRIK.

El problema era ése precisamente, la marca Sensation es más que una fiesta, o eso creíamos. No vimos un pabellón repleto de medusas blancas, serpientes o grandes globos como ha ocurrido en otros países u ocasiones. La performance y pirotecnia, quizá demasiado escasa. Esta ausencia de elementos quitaba peso a la gran masa blanca que formaba el público.

Sensation vende una ilusión que no vimos en mucha gente, que estaba más pendiente de la persona de al lado que de meterse en el concepto de la fiesta, simplemente porque los elementos que te hacen llegar a ese punto fallaron. Tanto decorado como especialmente Djs no estuvieron a la altura del precio y la imagen única que han cosechado durante tantos años.

Mr White y Kryder estuvieron un escalón por encima que el resto y supieron caldear el ambiente, el sonido housero, los hits que nunca fallan y mashups rompepistas hacían las delicias de los allí presentes.

La nota negativa la ponían los que debían cerrar la noche y ponernos una sonrisa a todos de oreja a oreja. Salieron Fedde Le Grand, W&W y Nicky Romero con unas sesiones, a nuestro juicio, fuera de contexto y mal ejecutadas. Nos hacían creer que esa noche no sería la mejor noche de los allí presentes. Estos últimos artistas se pisaban temas que ya habían puesto sus teloneros. Escuchar hasta cuatro veces el "More Than You Know" de Axwell Λ Ingrosso es una falta de profesionalidad para el sector y el público que no se conforma con escuchar un tema después de otro.

Lo más dantesco de la noche sin duda fue la actuación de W&W, de los que es de sobra conocido son mejores productores que Djs, pero lo de este Sensation no se lo habíamos visto jamás.

Sin embargo, tuvieron para nosotros los 20 minutos más intensos de la noche, temas de  Hardstyle y Trance nos hicieron bailar  a los miles allí presentes como desquiciados. La locura se desató y  el bueno de Nicky Romero lo tenía en bandeja de plata para remontar el vuelo de la noche y, de repente, empieza su sesión con... ¿Techno?.

Todos nos mirabamos atónitos, ¿Qué haces Nicky? Media hora es demasiado sin una vocal hasta que ya desde donde había empezado todo, el ropero, empezamos a escuchar sus mejores temas. Volvimos a bailar y dijimos adiós a Sensation Rise. Tal vez, dejar de contratar a estas mega estrellas unos meses les haría sudar más la camiseta.

Por último y no por ello menos importante, queremos destacar la actuación de nuestra representación nacional en el evento, Abel Ramos y Albert Neve, ellos si estuvieron a la altura de Sensation según la información que hemos podido recabar de diferentes asistentes.

Esta crónica bastante crítica con la fiesta ha sido muy dura escribirla, Sensation White  y Trance Energy me enamoraron de esta nuestra pasión, llamada música electrónica.

PD: No quiero dejar esta crónica sin agradecer el trato de una gran profesional como Ana Belén de I Pop You, quien me ayudó a resolver algunos problemas ajenos a la organización.

Author image
La electrónica me conquistó de jovencito, ahora intento desengancharme pero es causa perdida. Trancero de oídas y tenista de manos. Si la palabra Felicidad y Festival suenan parecido es por algo.
Madrid