ultimos

¿Un verano sin festivales?

Sí. Los peores presagios provocados por el COVID-19 para el sector de la cultura y ocio nocturno se confirman, como solo podíamos especular aterrados hace mes y medio. El pasado martes el gobierno anunció las medidas y diferentes fases de desescalada por las que hay que pasar para llegar a la llamada “nueva normalidad”.

Un plan dividido en cuatro fases que se aplicarán de forma asimétrica en todo el territorio nacional conforme a varios parámetros de control.

Centrándonos en el ámbito de clubes y festivales, la Fase 1 contempla la posibilidad de la celebración de actividades culturales con un 30% del aforo y de 200 personas si es al aire libre y todas ellas se encuentran sentadas. En la Fase 2 las cifras se amplían a un 50% del aforo y 400 personas si es al aire libre, mientras que en la Fase 3, que si todo va bien será a finales de junio será cuando se de permiso a bares nocturnos y discotecas a abrir sus puertas siempre que el aforo máximo sea de un tercio de su capacidad y por supuesto con una serie de medidas de seguridad que todavía se desconocen.


En cuanto a los festivales de música todo se complica ya que o cumplen las cifras máximas para eventos al aire libre y con todos los asistentes sentados, algo que obviamente no puede ocurrir, o de momento no se podrán realizar posiblemente hasta 2021 según han declarado diferentes epidemiólogos.

El listado de festivales cancelados y/o aplazados en nuestro territorio se va ampliando conforme avanzan las semanas y ya son más de 100 los afectados de un total de alrededor de 850 que se celebraron el pasado año. Un buen termómetro para medir como nos encontramos es visualizar la temporada clubbing en Ibiza, que a día de hoy cuenta con la cancelación de openings y la duda de si al final te la temporada se podrá abrir con diferentes medidas, aunque todo hace indicar que será 2021 cuando vuelvan a abrir los clubs de la isla. Mientras, en el resto de Europa, Tomorrowland, Dekmantel, Awakenings, Ultra Europe son algunos de los festivales que ya han anunciado sus planes, todos ellos aplazados al próximo año.

Para hacernos una idea de cómo están afrontando la situación los principales países europeos vemos como en Italia y Croacia no se celebrarán eventos multitudinarios y festivales hasta 2021, Holanda y Bélgica mantienen la prohibición hasta el 1 de septiembre y Alemania lo amplía hasta el 24 de octubre, con la posibilidad de prorrogarse en el tiempo.

En Australia el principal médico, el profesor Brendan Murphy ha declarado que las grandes reuniones, incluidos los conciertos y festivales, están "fuera de discusión" hasta 2021. En EEUU los expertos van por la misma línea excepto Coachella y Electric Daisy Carnival que se han aplazado a otoño de este año, aunque todo hace indicar que acabaran cancelándose.

Mientras, la Federación de la Música de España ha asegurado que todavía está a la espera de conocer “medidas específicas” para el sector, al entender que el plan de desescalada anunciado hace unos días por el gobierno no atiende a las particularidades que podrían afectar a conciertos y festivales.

Y lo que ocurre no es nada más ni nada menos que la completa desinformación y medidas adoptadas por parte del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para paliar las pérdidas económicas hacía todo el sector, que una vez más en nuestro país parece carecer de importancia y respeto.

En Alemania las autoridades berlinesas han creado un fondo de 30 millones llamado Emergency Aid 1 para ayudar a clubes nocturnos, cabarets o museos entre otros, que se suman a un primer paquete de ayudas creado el pasado 27 de marzo con subvenciones de 100 millones de euros en concesiones de 5.000 euros a pequeñas empresas del sector cultural.

¿Veremos algo parecido en nuestro país? Ya son muchos años reclamando un mayor apoyo a un sector que debido al COVID-19 entre los meses de marzo a septiembre de 2020 prevé unas pérdidas alrededor de 662 millones de euros según los datos de la Federación de la Música de España.

El panorama es desolador, muchas empresas promotoras irán a la quiebra y desaparición si no llega la ayuda del gobierno que en otros países esta siendo de gran alivio, por ello y mientras se van sucediendo los actos, es momento de unirse más que nunca, empresarios, promotores, dj's... y todo el sector debe arrimar el hombro y colaborar. Poner en valor la escena local ahora más que nunca. Es necesario apoyarse y reinventarse para volver con más fuerza que nunca cuando todo esto haya terminado y hacernos bailar otra vez en clubes y festivales, disfrutando de aquello tan bonito que nos une: la música.

Author image
Travel&Music, descubriendo el mundo y amante de la música electrónica.
Valencia Website
Author image
Alavés perdido en Barcelona. Amante de la música en todas sus vertientes . De la familia beatsoupera desde que me adoptaron. 'Music Is the Answer' como forma de vida.